CONSEJOS PARA LA ELECCIÓN DEL CALZADO PARA CORRER

La gran mayoría de las personas elige el modelo de zapatilla por su bajo coste económico, gran durabilidad, y amoldamiento al pie; frente a otros modelos de más prestigio que son considerados apropiados para la carrera, pero que resultan ser más costosos y que obligan al pie a amoldarse a la zapatilla cuando lo normal es que a la zapatilla la que se amolde al pie.
Para poder elegir bien el calzado es importante conocer uno mismo ciertos elementos que facilitan la elección
Tenemos ante nosotros una gran variedad de marcas, modelos y perfeccionamientos técnicos. Hay que pensar en la función del calzado: debe protegernos del terreno (asfalto, arena, grava,…), corregir eventuales defectos mecánicos que causen lesiones, fijar la posición del pie, etc. Si es demasiado ligero, o demasiado flexible, no sirve. Las zapatillas de entrenamiento se diferencian de las de competición, por su mayor peso, mayor protección, menor flexibilidad, y no son apropiadas para competir.
Después hay que elegir en función de la posición del pie. Para conocerla, habrá que mirar por donde se ha gastado la suela de una zapatilla vieja que ya hayamos utilizado para correr; se tendrá que examinar atentamente desde la parte posterior la posición de las patinas y si se desgastan por la parte de fuera, esta posición se llama supinación; o por el contrario se desgastan por la zona interior esta posición se denomina pronación. Aunque si se aprecian desequilibrios o alteraciones lo mejor es acudir al Podologo para realizarnos un estudio de la marcha y éste es el mejor para asesorarnos y aconsejarnos sobre el tipo de pisada y como correguir las posibles alteraciones que a la larga nos pueden ocasionar lesiones. Aunque también podemos decir que es raro pisar equilibradamente, poniendo primero el talón por la zona externa y desplazando luego la parte delantera del píe hacia intermo.
 Tambien hay que tener en cuenta que el pie se puede comportar de manera diferente parado o en movimiento, hay veces que un pie en estático aparece con mucho arco, lo cual nos podría indicar que es supinador, pero cuando lo analizamos en movimiento se comporta de manera totalmente diferente y el arco se “aplana” con lo que podría ser pronador. En las tiendas ultimamente esta de moda que se realicen los estudios de la pisada, que  los hacen vendedores sin ningún tipo de formación sanitaria, y es una maquina la que “diagnostica”. En las tiendas hay diversas maquinas para hacer “estudios de la pisada”, en algunas solo valora un pie, en otras lo hacen en estático, sin ver como se comporta el pie en movimiento. Tenemos el caso de un paciente que fue a una gran superficie comercial a hacerse un “estudio de la pisada” en menos de cinco minutos el vendedor le dijo que era pronador moderado, y le recomendó zapatillas para pronador, como no se fió mucho, a la semana siguiente volvió a la misma tienda y tras 2 minutos de análisis otro vendedor le dijo que era supinador…. El podólogo es el profesional sanitario especialista en el pie y es el que a través de un minuciosa valoración de columna, caderas, rodilla y pie y hacer un estudio en estático y dinámico te puede decir que tipo de pisada tienes. La podología deportiva es la disciplina que estudia y trata las diferentes afecciones de los pies de los deportistas  con la finalidad de disminuir la presencia de posibles lesiones y de esta forma optimizar el rendimiento deportivo. Son funciones del podólogo deportivo el evaluar la morfología y funcionalidad del pie, el examinarlo biomecánicamente, el prevenir posibles lesiones, establecer un plan de cuidado del pie en todos los niveles de competición, calzado deportivo y el tratar las diferentes alteraciones o lesiones. Los tratamientos de los que se vale el podólogo deportivo para el tratamiento de las diferentes patologías del pie incluyen plantillas, ejercicios o terapias que favorezcan las condiciones del mismo.

CONSEJOS.
  •  Tener en cuenta que las zapatillas que dan buen resultado a un deportista no tienen por que ser buenas para otro.
  • Usar el calzado apropiado para cada  superficie. Para ir por “todo terreno” es preferible una suela en “nido de abeja” para evitar el deslizamiento del pie. En carretera, se admite una suela más lisa, perro el calzado deberá proteger mucho más y quizá ser más pesado.
  • Comprar siempre centrándose en el pie más grande, normalmente siempre se tiene un pie mayor que el otro.
  • No se debe fiar uno en el número del último par, puede haber diferencias entre las distintas marcas y modelos.
  • Las zapatillas no deben ser ni demasiado flojas ni muy apretadas, los dedos deben moverse libremente y no tocar la puntera, se aconseja que sean de 1 a 1,5 cm mas grandes que el pie.
  • Es recomendable probarse las zapatillas después de una pequeña caminata para que los pies estén algo hinchados como cuando se practique deporte.
  • Probarlas con el mismo tipo de calcetines con los que se realice deporte.
  • Probar varios modelos y caminar con ellos, fijarse en no tener ninguna molestia que pueda convertirse en un mayor problema al hacer deporte, si se detecta alguna incomodidad pedir otro par del mismo modelo o cambiar de modelo o de marca, siempre dentro de las mismas características.
  • Debidos a las diferencias morfológicas entre hombres y mujeres es aconsejable utilizar zapatillas especificas para el propio sexo.
Esta entrada fue publicada en Calzado y etiquetada . Guarda el enlace permanente.