ESPOLON CALCANEO

Hay muchas causas potenciales de dolor en el área del talón, pero la gran mayoría de casos se deben a la irritación de la inserción de un tejido fuerte (fascia plantar) en el hueso del talón (calcáneo). Este tejido soporta el arco del pie y cuando su inserción de inflama, puede desarrollarse una condición crónica, dolorosa e invalidante. Este síndrome, denominado talalgia, constituye una de las causas más frecuentes de dolor en el pie.

TALALGIA

El espolón calcáneo no es más que el depósito de calcio en la zona de unión de
la aponeurosis y la musculatura corta plantar con el calcáneo. Este depósito se
produce tras una inflamación más o menos prolongada de la zona, dando lugar a la
osificación de dichas estructuras. El hecho de llamarse espolón radica en la imagen
que se obtiene al realizar una radiografía del pié, visualizándose una rebaba de hueso
muy similar al espolón de los gallos o a una espina de rosal. El hecho curioso es que lo
que produce el dolor generalmente no es el espolón, que muchas veces lo
encontramos casualmente en pacientes que no se quejan del talón, si no el tendón
inflamado o la bursitis adyacente.

ESPOLON CALCANEO

Cuando se descartan las causas reumáticas y gotosas, nos encontramos con
mucha frecuencia con pacientes sin ningún antecedente traumático, en ellos la causa
fundamental son los microtraumatismos repetidos sobre el talón. En éste último grupo
una historia clínica exhaustiva nos orientará, en la mayor parte de los casos, hacia la
causa: coincidencia con cambio de calzado, caminatas largas sin calzado adecuado,
saltos repetidos sobre talón o cambio de superficie al realizar una actividad
deportiva, alteraciones biomecanicas (pies planos, pies cavos)
La clínica se caracteriza por un dolor agudo y penetrante al apoyar el talón en
el suelo en la marcha, siendo los primeros pasos un autentico calvario, para ir
disminuyendo en intensidad a medida que se anda. El individuo para evitar el dolor
tiende a andar con el borde externo del pié e incluso de puntillas.
El tratamiento es siempre conservador, tratando el proceso reumático o gotoso
en su caso, y cuando la causa es mecánica con antiinflamatorios generales o locales y
aplicación de Lasser u Onda-corta. Suele ser muy eficaz colocar unas taloneras, para amortiguar el golpe del talón con el suelo al andar. En las mujeres, llevar un poco de tacón puede aliviar el dolor pues de esta manera se traslada el peso del cuerpo al antepié. Nuevas terapias como las ondas de choque e infiltraciones han obtenido resultados espectaculares en casos rebeldes al tratamiento convencional. Sólo en casos extremos se debería recurrir a la cirugía.

Esta entrada fue publicada en Pie. Guarda el enlace permanente.