HUESOS SESAMOIDEOS


Un hueso sesamoideo es un
hueso incrustado en un tendón.
Los huesos sesamoideos se
encuentran en diversas articulaciones
del cuerpo.
En el pie, los huesos
sesamoideos son dos huesos en
forma de guisante ubicados en la bola
del pie, debajo de la articulación del
dedo gordo.
Los huesos sesamoideos están ubicados debajo
de la articulación del dedo gordo del pie.Actuando como una polea para
los tendones, los huesos sesamoideos
ayudan a que el dedo gordo del pie se mueva normalmente y proporcione una acción de palanca, cuando el dedo gordo “empuja” al caminar y correr. 
Los huesos sesamoideos también sirven como una superficie que soporta el peso
para el primer hueso metatarsiano (el hueso largo que se conecta con el
dedo gordo del pie), absorbiendo el peso que se aplica en la bola del pie
al caminar, correr y saltar.
Las lesiones en un hueso sesamoideo—que pueden involucrar los huesos, tendones y/o tejido circundante en la articulación—están, a menudo, asociados con actividades que requieren una mayor presión en la bola del pie, tales como
correr, jugar baloncesto, fútbol, golf, tenis y ballet. Además, las personas
con arcos altos están en riesgo de desarrollar problemas con los huesos
sesamoideos. Frecuentemente, el uso de zapatos de tacones altos puede
ser también un factor que contribuya a este problema.

Tipos de lesiones en loshuesos sesamoideos del pie
Existen tres tipos de lesiones en los huesos sesamoideos del pie:
• Turf toe.  Ésta es una lesión del tejido suave que rodea
a la articulación del dedo gordo del pie. Usualmente ocurre cuando la articulación del dedo gordo se extiende más allá de su
rango normal. El Turf toe causa un dolor inmediato y
agudo, e hinchazón. Éste afecta usualmente a toda la articulación
del dedo gordo del pie y limita el movimiento del dedo. A veces, se
siente un “pop” al momento de la lesión.
• Fractura. Una fractura (rotura) en

un hueso sesamoideo puede ser

aguda o crónica.
Una fractura aguda es
causada por un trauma—un golpe
directo o impacto en el hueso.
Una fractura aguda en un hueso
sesamoideo produce un dolor
inmediato e hinchazón en el lado
de la rotura, pero no afecta
usualmente a toda la articulación
del dedo gordo del pie.
Una fractura crónica es una
fractura por esfuerzo—una rotura
muy fina causada usualmente por
un esfuerzo repetitivo o uso excesivo. Una fractura crónica
de un hueso sesamoideo produce un dolor largo en la bola del pie, debajo de la articulación del dedo gordo. El dolor, que tiende a aparecer y desaparecer,
generalmente se agrava con la actividad y se alivia con el descanso.
• Sesamoiditis. Ésta es una lesión que involucra una inflamación
crónica de los huesos sesamoideos y los tendones involucrados con estos huesos. La sesamoiditis es causada por una mayor presión en los huesos
sesamoideos. A menudo, la sesamoiditis está asociada con un
dolor sordo y largo debajo de la articulación del dedo gordo del
pie. El dolor aparece y desaparece, y ocurre usualmente con ciertos
zapatos y ciertas actividades.

Diagnóstico
Al diagnosticar una lesión en un hueso sesamoideo, el cirujano de pie
y tobillo examinará el pie, enfocándose en la articulación del
dedo gordo. El cirujano presionará el dedo gordo, moviéndolo hacia arriba
y hacia abajo, y puede evaluar la forma de caminar del paciente y el
patrón de desgaste en los zapatos del paciente. Se ordena tomar placas de
rayos-X y, en algunos casos, puede ser necesario realizar estudios
adicionales de imágenes—tales como un TAC del hueso o Resonancia.


Tratamiento: Enfoques no quirúrgicos.

E l tratamiento no quirúrgico para las lesiones en los huesos sesamoideos
del pie puede incluir una o más de las siguientes opciones, dependiendo
de la lesión y de la gravedad:

• Relleno con almohadillas, sujeción con cintas o esparadrapo.
  • Puede colocarse una almohadilla en el zapato para proteger el área inflamada de un hueso sesamoideo, o puede aplicarse un esparadrapo o cinta en el dedo para aliviar esa área de tensión.
  • Inmovilización y no aplicación de peso. El pie puede colocarse en una escayola fija o escayola para caminar.
  • Pueden utilizarse muletas para prevenir colocar peso en el pie.
  • Medicaciones orales. Las drogas antiinflamatorias no esteroideas (abreviatura en inglés, NSAID), tales como el ibuprofeno, son, a menudo, útiles para reducir el dolor y la inflamación.
  •  Terapia física. A veces, el período de rehabilitación luego de unainmoviliz ación incluye una terapia física, tal como ejercicios (rango de movimiento, fortalecimiento y preparación) y terapia de ultrasonido.

  • Inyecciones de esteroides. En algunos casos, se inyecta cortisona en la articulación para reducir el dolor y la inflamación.

  • Dispositivos ortotésicos. Los dispositivos ortotésicos hechos a medida, que se acomodan en el zapato, pueden recetarse para un tratamiento de largo plazo de los huesos sesamoideos, con la finalidad de equilibrar la presión que se aplica en la bola del pie.

 ¿Cuándo se necesita una cirugía?
La cirugía está generalmente reservada para las lesiones más
severas en los huesos sesamoideos, las cuales no han respondido
adecuadamente al tratamiento no quirúrgico durante un l argo período
de tiempo. En estos casos, el cirujano de pie y t obillo determinará el tipo
de procedimi ento que sea el más adecuado para cada paciente.

 

Esta entrada fue publicada en Metatarsianos, Ortopodologia, Pie y etiquetada . Guarda el enlace permanente.