LESIONES EN PATINAJE

El patinaje es un deporte en el cual las lesiones son muy frecuentes y continuas, entre los factores que contribuye a esta problemática, están la gran exigencia a la que se ven sometidos los músculos.

Las lesiones de los patinadores se presenta con mayor frecuencia ya que el patinador requiere movilizar las fibras musculares con mayor rapidez, lo que pude producir un sobre estiramiento del músculo, que sumado al esfuerzo repetitivo al que se somete a estas estructuras  tiene mayor riesgo de sufrir el desgarro  muscular.

Para comprender las características y naturaleza de las lesiones y su respectiva habilidad y/o rehabilitación en el deporte se debe empezar a describir los tipos de lesiones que se presentan a nivel  de los diferentes tejidos:

Lesiones tendinosas: son estados de excitación del tendón, situadas en mayor proporción, sobre todo en las zonas de inserción de los tendones. Esta zona constituye el lugar de mayor carga y de menor irrigación sanguínea. Al principio solo  se manifiesta en dolores durante el esfuerzo, mas tarde aparecen también en condiciones de descanso.

Fracturas óseas: Las causas de las fracturas óseas son efectos singulares de violencia, sobrecarga o cargas erróneas prolongadas (fractura por agotamiento, fractura por estrés). Las fracturas se han de producir en caso que los extremos del hueso fraccionado estén desplazados entre sí.

Luxaciones : Se producen luxaciones en función de cada deporte con mayor frecuencia a nivel de las articulaciones del hombro, codo y en la rótula. En una luxación, el cóndilo (cabeza del hueso) sale de su cavidad cotiloidea. A veces vuelve de forma inmediata a su sitio (reposición espontánea)

Lesiones musculares: La lesión al músculo es muy común, esto puede tomar varias formas y envuelve varios mecanismos. De acuerdo con Labdette (1994), existen tres formas de lesión del músculo esquelético: distensión muscular aguda, contusión y contractura.

Desgarros musculares: Los desgarros musculares es la pérdida de continuidad y ruptura que se produce en el tejido muscular. Las lesiones  a nivel del tejido muscular son frecuentes en la práctica deportiva.

Los músculos más afectados en la práctica del patinaje en su orden:

  • Aductores
  • Cuádriceps
  • Isquiotibiales
  • Gastrosoleos

 

ANATOMÍA DEL MIEMBRO INFERIOR

 

El patinaje es un deporte de alta exigencia en donde las estructuras osteomusculares se ven tensionadas debido a la carga de trabajo a las que están sometidas, llevando a que los segmentos  corporales, en especial el miembro inferior pueda verse alterada, por lo cual es importante conocer su funcionalidad y normalidad para identificar cualquier cambio que pueda surgir en él.

Tobillo y Pié: Es importante mencionar la articulación de tobillo y pie, ya que esta al igual que las articulaciones de rodilla y cadera, tienen una participación activa en la práctica del patinaje, ya que esta soporta todas las cargas que son trasmitidas a través del eje de la pierna.

 

LESIONES OSTEOMUSCULARES DE MIEMBRO INFERIOR MÁS FRECUENTES EN PATINADORES


La mayoría de las lesiones osteomusculares en deportista se dan durante la actividad deportiva, haciendo que se vea limitada la participación del deportista, ya sea por algunos días, semanas e incluso hasta meses. Estas lesiones pueden desmejorar el rendimiento de los deportistas si no se tratan de forma adecuada.

Escafoiditis: Es la inflación del escafoides ocasionada en las patinadores ya que en este hueso se hace  prominente en la región interna del pie en algunos deportistas que presentan talovalgo, lo que hace que descargue su peso en la parte interna de la planta del pie alterando la anatomía normal de este segmento; la inflamación se presenta cuando se da un rose constante de la bota con esta prominencia.

 

Lesiones articulares

 

Bursitis : Una bursa es una bolsa de color nacarado que protege y amortigua las articulaciones. Bursitis significa la inflamación de una de esas bursas. La inflamación puede ser producto de una artritis en la articulación o una infección de la bursa. La bursitis produce dolor y sensibilidad y puede limitar el movimiento de las articulaciones cercanas.
La bursitis puede ocurrir en los hombros, los codos, las caderas, las rodillas, los talones y el dedo gordo del pie. Las lesiones, el exceso de uso y el estrés repetitivo son causas comunes de bursitis.

 

Lesiones ligamentosas

 

Esguince de tobillos : El tobillo se lesiona con frecuencia en actividades diarias laborales, deportivas y recreativas. El tobillo es una articulación que recibe cargas enormes, especialmente en la carrera o en deportes con giro sobre la extremidad.
Los esguinces del tobillo resultan del desplazamiento hacia dentro o hacia fuera del pie, distendiendo o rompiendo los ligamentos de la cara interna o externa del tobillo. El dolor de un esguince de tobillo es intenso y con frecuencia impide que el individuo pueda trabajar o practicar su deporte durante un periodo variable de tiempo.

 

 

 

Lesiones Musculotendinosas

 

Tendinitis: Es la inflamación del tendón o su cubierta. Los síntomas incluyen sensibilidad, enrojecimiento, inflamación y dolor por el esfuerzo. Estos síntomas pueden durar meses o  años: El uso excesivo de un tendón (lesión por esfuerzo repetido) es la causa más común de tendinitis.

Tendinitis Aquileana: Es una de las tendinitis más frecuentes en los deportistas en la etiología de la tendinitis de Aquiles que combinan una serie de factores anatómicos predisponentes, tales como la existencia de pies cavos y una sumaciòn de microtraumatismos de repetición . En los patinadores se presenta debido a la contracción repetida en los músculos plantiflexores que se realiza en el gesto del doble empuje, cuando se traslada el pie de atrás hacia adelante, además del uso del calzado con suela rígida, el cual no permite la flexión de la articulación metatarsofalangica, produciendo una presión excesiva sobre el tendón de Aquiles antes del despegue.

Tendinitis poplítea : La tendinitis es la inflamación del tendón y usualmente en la rodilla es por causa de un traumatismo. Puede ser aguda, producida por un tirón en el tendón, o crónica, producto de esfuerzos exagerados repetidos o por mala posición del tendón en la realización de un esfuerzo.

Distensión: Aparece tras una tensión brusca o bien después de movimientos mal coordinados. Este tipo de lesión es frecuente entre los patinadores debido a la sobrecarga dinámica a la cual son sometidos los diferentes segmentos implicados en el gesto. Por tanto, la causa más frecuente se da por una contracción muscular violenta con un estiramiento simultáneo. La falta de estiramiento o el mal estiramiento no contribuyen a la recuperación, haciendo que éstos sean más vulnerables a la presencia de esta lesión.

Contractura: Sucede por una elongación (estirar un músculo más allá de su capacidad de estiramiento), o por una contracción (ante un esfuerzo superior a la capacidad Desgarro : Se trata de una contracción muscular involuntaria que ocurre de 12 a 48 horas, tras la realización de un gran esfuerzo muscular. Consiste en el desarrollo de una tensión por acumuló de esfuerzos sin periodo de recuperación suficiente, además consiste en una alteración del metabolismo muscular. En los patinadores es común encontrarla después de un periodo de competencia fuerte donde no se realiza un adecuado calentamiento, ni adecuado estiramiento antes y después de la práctica deportiva.
El desgarro muscular es la lesión del tejido muscular, generalmente de las fibras interiores del mismo, que va acompañada por la rotura de los vasos sanguíneos que recorren el músculo afectado. Y se sufre con un dolor como una “clavada biológica de resistencia a la tensión), sin el debido calentamiento que lo previene aunque no anula su ocurrencia. Por tanto es más posible que se produzca al principio de una actividad o práctica deportiva, o al excederse temporalmente al hacer ejercicio más allá de la fatiga cuando no obstante estar ya “agotado” se sigue haciendo esfuerzos.
En los patinadores se observa sobretodo en los músculos aductores los cuales presentan una debilidad marcada, y al ser uno de los principales músculos que realizan un trabajo excéntricos en la mayoría de las fases del gesto deportivo, junto con la falta o mal calentamiento y estiramiento, expone al deportista a presentar rupturas de fibras musculares.

Fascitis plantar : Es una inflamación de la fascia, tejido que recorre la  planta del pie, es un trastorno frecuente que origina dolor al pisar que limita mucho a la persona que lo padece. Es una patología muy frecuente y su origen es multifactorial, la obesidad, un mal calzado, un esfuerzo de repetición o continuidad, son algunas de las causa que lo originan. Es normal en los deportistas que realizan gestos de impacto repetidos del pie sobre el suelo, muy frecuente en los patinadores  por el impacto repetido del patín sobre el piso sintético, también se puede presentar por el material del patín, el cual es rígido y no posee una plantilla adecuada a la forma del pie ni que  amortigüe la transmisión de fuerzas del pie, además de la falta de estiramiento en la zona, pues no se incluye dentro del plan de estiramiento, ejercicios que prevengan este tipo de lesión.

 

Alteraciones osteomusculares más frecuentes de  miembro inferior en patinadores

 

La realización de la práctica deportiva implica una mayor sobrecarga en algunas estructuras osteomusculares más que en otras, esto ya sea en dependencia de la dominancia de cada sujeto, además de necesidad de utilización de sus miembros de manera más específica superior o inferior. Esto hace que se den algunas compensaciones en los diferentes grupos musculares y por ende, cambios a nivel morfológico.
Es por esto, que en patinadores es preciso mencionar algunas de las alteraciones osteomusculares del miembro inferior

Torsión tibial interna: La torsión tibial (desviación de la tibia hacia fuera de la línea media o hacia dentro) depende de la edad del niño y es variable de una persona a otra. El curso natural de dicha anomalía incluye la rotación hacia fuera conforme crece el niño. La torsión tibial interna o medial se expresa por una cifra negativa y la torsión tibial externa o lateral se expresa por una cifra positiva. In útero se aprecia que la tibia se encuentra desviada hacia la línea media en aproximadamente -40°, al nacer este ángulo es menor y a medida que el niño crece dicho ángulo  va disminuyendo aproximadamente 5° por año hasta alcanzar la cifra del adulto de aproximadamente 15°.
En lactantes la torsión tibial interna anormal suele acompañar al genu varum, como deformidad aislada su incidencia es poco común. La torsión tibial interna demasiado intensa puede surgir por combinación con ante versión femoral. Si las tibias de los padres y/o hermanos mayores tienen alineación normal, es muy probable de que se corrija este defecto entre los 7 y 8 años de edad en forma espontánea, si se advierte que la torsión tibial interna es anormal y persistente entre los miembros de la familia, el pronóstico de corrección espontánea es reservado.

Talo valgo: Esto ocurre cuando hay aumento del ángulo entre el eje de la pierna y el eje del talón. Es muy común encontrarlo en patinadores debido a la inestabilidad proporcionada por la bota del patín, lo cual hace que el pie esté en constantes movimientos llevándolo a largo plazo a una deformidad. Inversión de pies (Varo): Este implica la elevación del borde del pie (supinación), aducción y flexión plantar. La cual puede presentarse en los patinadores por la poca estabilidad que proporcionas los patines llevando a que se den estas alteraciones de manera progresiva.
Factores se riesgos extrínsecos: Se producen por caídas o golpes a causas de fuerzas externas, el deportista “es lesionado” por algo o alguien y no por si mismo. Estas lesiones son más frecuentes en deportes de contacto. En cierto grado son evitables con la preparación y entrenamiento adecuado, como el diseño y la utilización de protecciones adecuadas.

 

 

Esta entrada fue publicada en Alteraciones biomecanicas, Musculos, Patologia. Guarda el enlace permanente.