LESIONES MAS FRECUENTES EN EL PADEL

Al ser un deporte que no requiere demasiada preparación física, el pádel se ha popularizado en los últimos años. Es un deporte divertido y fácil de practicar que hace que persona de cualquier edad y condición física pueda practicarlo. No obstante, al igual que ocurre con el resto de deportes, practicar pádel conlleva un esfuerzo que puede exponer nuestro cuerpo a posibles lesiones.

El pádel requiere movimientos explosivos, cambios rápidos de dirección y a veces se producen giros bruscos.

Las lesiones más frecuentes suelen ser articulares, aunque también son frecuentes los daños musculares. Por ser las que más protagonismo adquieren, el hombro y la rodilla son las articulaciones que más dificultades suelen provocar a los deportistas del pádel. La causa de estos problemas está normalmente relacionada con el sobreesfuerzo: el elevado número de golpes, la práctica del deporte durante demasiado rato o no guardar el tiempo suficiente de recuperación.

  1. Lesiones en la rodilla: esta expuesta a lesiones por sobrecarga y lesiones agudas. La mas frecuente es la sobrecarga del cartílago rotuliano, y las lesiones agudas la mas importante es la del ligamento cruzado anterior por su repercusión en la funcionalidad de su rodilla. Las lesiones del ligamento lateral interno y meniscales suelen tener mejor pronóstico por ser más fáciles de tratar. El pádel requiere movimientos explosivos, cambios rápidos de dirección y a veces se producen giros bruscos de rodilla. Esto puede dar lugar a esguinces de rodilla, una dolencia también muy frecuente en este deporte. Los ligamentos que dan estabilidad a la articulación se ven dañados a causa de un estiramiento brusco. Los síntomas más evidentes son el dolor, la hinchazón y la disminución del movimiento. En ocasiones, el esguince de rodilla viene introducido por un chasquido que el deportista puede sentir e incluso escuchar. En la rehabilitación de esta lesión son importantes los ejercicios fisioterapéuticos para poder volver con normalidad a las actividades diarias. La condromalacia rotuliana supone un desgaste de la superficie del cartílago de la cápsula posterior de la rodilla. Es también muy común entre los jugadores de pádel, pues realizan esfuerzos importantes con esta articulación. La lesión se genera por la fricción continua entre la rótula y el fémur al mover la rodilla. El tratamiento de la condromalacia tiene como objetivo evitar el desgaste y aliviar la tensión y el dolor en la articulación. Para ello se realizarán, entre otros, ejercicios de fortalecimiento de los cuádriceps.
  1. Lesiones en el pie: La sobrecarga del antepié por la práctica sobre superficies duras es un problema frecuente, esta puede paliarse con el uso de calzado amortiguado o de plantillas de descarga. Los numerosos saltos, las carreras y mantener determinadas posiciones un tiempo prolongado puede resentir también el pie del deportista, dando lugar a lesiones como la fascitis plantar.

    FASCITIS

    Esto supone la inflamación de la fascia del pie, un tejido que comienza en el antepié y se prolonga hasta la parte posterior del talón. El principal síntoma de esta dolencia es el dolor agudo localizado en el interior del talón, que aparecerá durante el juego y en los primeros pasos de la mañana. La recuperación de la fascitis puede ser lenta, por eso son importantes los ejercicios y masajes que tengan como meta el fortalecimiento de los músculos plantares.

  2. Lesiones en el tobillo: La más frecuente es el esguince, es decir, la elongación de los ligamentos por encima de su capacidad normal de estiramiento.
  3. Lesiones en la pantorrilla: Suelen presentarse al principio, por falta de calentamiento o al final del juego por fatiga neuromuscular.

    ROTURA DE GEMELO

  4. Las lesiones musculares más frecuentes son distensiones y desgarros, es decir, roturas parciales o completas de fibras musculares producidas por un estiramiento brusco. Es común que ocurra al principio del juego, por un calentamiento insuficiente, o al final del mismo, por fatiga o sobreuso de los músculos implicados. Distensiones y desgarros son lesiones dolorosas que pueden conllevar inflamación y hematoma. Serán necesarios el reposo y ejercicios fisioterapéuticos para recuperar la zona dañada, favoreciendo el flujo sanguíneo. Los desgarros musculares son una de las lesiones frecuentes en pádel.

Un desgarro muscular o tirón muscular es una rotura parcial o completa de las fibras musculares a causa de un fuerte impacto ( lesión traumática).

Además de verse afectadas las fibras musculares, también pueden verse afectadas las estructuras circundantes como el tejido conjuntivo que rodea los vasos sanguíneos.

En pádel esta lesión es frecuente sobre todo en músculos como los gemelos, isquiotibiales o cuadriceps, debido a los cambios de dirección y arrancadas.

Es fundamental realizar un correcto calentamiento previo a la actividad física, así como estiramientos suaves y relajantes al finalizarla. También es importante el material deportivo: ropa y calzado que se ajusten a las condiciones de juego y a la pista.

Así como la raqueta, que deberá ser la adecuada para cada persona.

 

Esta entrada fue publicada en Patologia. Guarda el enlace permanente.