LOS PELIGROS DE LAS PEDICURAS.

Hay placeres y gustos en las mujeres y algunos hombres que además de hacerlos sentir bien, forman parte de una mejor estética. Las pedicuras son uno de ellos, pero se es consciente de los riesgos que corren al atenderte en el lugar equivocado. Desde hongos, infecciones, irritaciones, enfermedades, entre otras cosas, podrás adquirir si no se toman las medidas, sobre todo de higiene, adecuadas. Entérate de aquello que te debes cerciorar antes de realizarte un pedicura.

Un mundo de infecciones

En ocasiones, la pedicure realizada en algunos salones de belleza no toman las medidas de higiene necesarias para realizar un trabajo limpio y estético, provocando infecciones en ocasiones sin que el cliente lo note. Las más comunes están provocadas por hongos, bacterias o levaduras y la infección se propaga fácilmente a través del uso de instrumentos no esterilizados o sucios, por medio de baños de piel mal limpiados o contaminados y por poca higiene de la persona que realice el pedicura. Dichas infecciones pueden ser desagradables, y aunque por lo general no causan otros problemas de salud, en casos extremos pueden ocasionar enfermedades muy graves o en personas con un sistema inmune debilitado, pueden causar dolor.

Por otro lado, en casos extremos o poco comunes, una mala administración y cuidado de los productos punzantes que se encuentran dentro de los salones de belleza pueden exponerte a enfermedades graves como hepatitis o VIH. Esto sucede debido a que no toman las medidas necesarias, como por ejemplo, mantener los productos  guardados adecuadamente en recipientes bien cerrados, y destinados para este tipo de materiales. También el sistema de ventilación del salón debe proporcionar aire fresco y expulsar el que está lleno de vapores y el uso de velas puede ser de gran riesgo en presencia de químicos. Hay ocasiones donde al momento de realizarse un pedicura, lo hacen de manera muy brusca o dolorosa, lo cual puede ocasionar pequeños cortes que te expongan a contraer hepatitis o VIH. Por otro lado, también se pueden producir reacciones alérgicas a los químicos utilizados durante el proceso, como algunos esmaltes.

Medidas de prevención

Como cliente del salón de belleza debes cerciorarte de una variedad de cosas al momento de ingresar al lugar. El salón debe seguir los procedimientos adecuados de limpieza y desinfección antes de comenzar el pedicura o cualquier otro tratamiento o servicio que se vaya a manejar. Se han registrado casos en donde la falta de limpieza y desinfección de los instrumentos no es la adecuada, produciendo infecciones al grado de tener que recurrir a cirugía, debido a las bacterias que pueden entrar a la piel por medio de pequeños cortes o que la infección se haya expandido hasta el hueso. Para evitar esto, es necesario como cliente observar que se esterilicen de manera correcta los instrumentos que se van a utilizar, no solamente con alcohol o agua oxigenada ya que no limpian de manera profunda. Si observas que no esterilizan frente a ti los instrumentos, pide que lo hagan, aunque te aseguren ya haberlo hecho antes, lo mejor es cerciorarse y evita que utilicen limas previamente usadas, éstas deben ser nuevas. También observar que las manos de la persona que brindará el servicio no tengan cortes, rayones, estén sucias o se niegue a utilizar guantes; son importantes para evitar el contacto con químicos y fluidos y también deben utilizar tapabocas. Las bañeras de hidromasaje o recipiente donde sumerges los pies también pueden llegar a ser un mundo de infecciones si no se desinfectan a profundidad, por lo que es mejor acudir a un lugar donde utilicen acero inoxidable y que mantengan una adecuada limpieza del mismo, ya que las de plástico u otros materiales pueden convertirse en un refugio para las bacterias. No te afeites las piernas antes de la cita ya que puedes ocasionar pequeños cortes con el rastrillo, haciendo tu piel más vulnerable a infecciones. Hazlo días antes o hasta después del pedicure.

Hay observaciones preventivas que puedes hacerle saber a quien te realice el pedicura, tales como pedirle que empuje hacia atrás las cutículas en lugar de recortarlas para evitar cortes, así como evitar que lime y afine las superficies de tus uñas, pide que aplique cremas, lociones y otros productos con aplicadores desechables. Al momento de cortar tus uñas, siempre deben ser rectas y derechas, no redondas, ya que ésta debe salir completa de la piel incluyendo los bordes.

En caso de que observes alguna formación extraña en tus pies, uñas color amarillento o verdoso, rojeces, hinchazón o cortaduras es importante que acudas inmediatamente al médico para atacar de manera rápida la infección. Si aún no te sientes seguro de algún lugar para realizarte un pedicure, puedes acudir con un médico podólogo que te asesore para obtener el mejor servicio de calidad. Incluso, hay podólogos que realizan trabajos de pedicures y manejan estrictamente todas las medidas de prevención. Observa y no lo dejes a la deriva o porque es el lugar de moda, tus pies también merecen un cuidado especial y ser tratados correctamente.

Esta entrada fue publicada en Pie, Uñas. Guarda el enlace permanente.