METATARSUS ADDUCTUS ( PIES HACIA DENTRO)

  El Metatarsus Adductus, es una deformidad frecuente en el pie que se manifiesta desde el nacimiento y provoca que la parte anterior del pie, o antepie, se desvíe hacia adentro. El metatarsus adductus también puede denominarse “flexible” (se puede enderezar el pie hasta cierto punto usando las manos) o “no flexible” (no se puede enderezar el pie usando las manos). 

¿Cuáles son las causas del metatarsus adductus?

Se desconocen aún las causas del metatarsus adductus. Se presenta en aproximadamente 1 de cada 1.000 a 2.000 nacidos vivos.
Otros factores causantes de este trastorno pueden ser:
  • Antecedentes familiares de metatarsus adductus
  • Posición intrauterina del bebé, especialmente con presentación de nalgas
  • La insuficiencia de líquido amniótico cuando el niño está en el útero
  • Posición de sueño del bebé (los bebés que duermen boca abajo tienen una tendencia mayor a que los pies se desvíen hacia adentro)
.

¿Cómo se diagnostica el metatarsus adductus?

El diagnóstico del metatarsus adductus se obtiene a través de un examen físico. El podologo solicitará los antecedentes prenatales y de nacimiento completos y averiguará si algún otro miembro de la familia sufre este trastorno.
Generalmente, los procedimientos de diagnóstico no son necesarios para detectar este trastorno. Sin embargo, se realizan radiografías del pie en los casos de metatarsus adductus no flexible.
Un bebé con metatarsus adductus presenta un arco pronunciado y el dedo gordo, que se encuentra separado considerablemente del segundo dedo, se desvía hacia adentro. El metatarsus adductus flexible se diagnostica si el talón y el antepie pueden alinearse realizando una ligera presión en el antepie mientras se mantiene firme el talón. Esta técnica se conoce como manipulación pasiva.
Si resulta muy difícil alinear el antepie con el talón, se considera al metatarsus adductus no flexible, o pie rígido.

Tratamiento para el metatarsus adductus:

El tratamiento específico para el metatarsus adductus será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:
  • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • La gravedad del trastorno
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • Las expectativas para la evolución del trastorno
  • Su opinión o preferencia
El objetivo del tratamiento es enderezar la posición del antepie y el talón. Las opciones de tratamiento varían para cada caso y pueden incluir:
  •  Observación, para los niños con antepie flexible.
  •  Plantillas ( Gait Plate).

  • Ejercicios de estiramiento o de manipulación pasiva.



Esta entrada fue publicada en Alteraciones biomecanicas, Ortopodologia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.